Étiquette : anguado
20Fév

Existen diferentes tipos de pescadores desde embarcación: los que confían en su suerte y no usan ningún tipo de pasta de cebado para que los peces vengan y aquellos que usan pasta reclamo para atraer la pesca hasta los anzuelos. Sin ningún tipo de atrayente, es muy difícil que el pescado encuentre tus aparejos en la inmensidad del mar.

El brumeo o grumeo consiste en pulverizar partículas de cebo para que éstas viajen por el mar y atraigan la pesca hasta nuestra posición. Es como cuando caminamos por la calle y el rico olor de un restaurante nos lleva hasta él. Los peces tienen un sentido olfativo que les permite detectar partículas de alimento a gran distancia para cubrir su necesidad de alimentarse, por eso debe tener un olor que despierte el apetito de las presas.

La pasta reclamo que se utiliza en la técnica de cebado recibe diferentes nombres dependiendo de la zona: pasta de cebado, macizo, engodo, enguado, carnada, brumeo, bromeo, grumeo, masilla, anguado… y se puede comprar preparada, prepararla de forma casera o mejorar cualquiera de las dos, utilizando diferentes ingredientes en función de las especies que se quiera capturar.

Qué es la pasta de brumeo para pesca desde embarcación

La pasta de cebado es un imán para atraer los peces.

Compuesta principalmente por restos de pescado, su función es conseguir que la pesca se sienta atraída por su olor y se acerque hasta los aparejos, aumentando las posibilidades de conseguir capturas.

Los ingredientes varían en función de las especies que queramos atraer y las preferencias personales, pero lo más común es utilizar pasta de sardinas o de anchoa, comprada o casera, ya que, gracias a su cantidad de grasa y a su olor, llama la atención de casi cualquier pez.

El éxito depende en gran medida de la receta de pasta que se use; que ésta tenga los ingredientes que atraen a la especie deseada, bien porque forma parte de su dieta habitual o bien porque tiene un sabor y un olor que consigue atraerla.

Qué tipo de pasta de cebado se puede usar

A la hora de elegir la pasta reclamo tienes varias opciones:

  • Comprar las pastas de cebo, preparados o harinas que venden en tiendas de pesca
  • Hacer tu propia pasta de macizo
  • Mejorar la pasta comprada o casera, para optimizar tu técnica de brumeo

Cuando se empieza a cebar, normalmente decidimos comprar la pasta macizo que se vende ya preparada. Este macizo está compuesto por sardina o anchoa. En ciertas tiendas se puede encontrar también pasta con otros ingredientes, como cangrejo o langostino.

También existen paquetes de compuestos y harinas de diferentes ingredientes, como sémola de maíz, pan rallado, melaza o queso.

Más adelante veremos cómo optimizar esta pasta de cebado para que atraiga más a los peces y los mantenga bajo tu embarcación. Pero primero veamos cómo preparar una pasta de macizo casera.

Cómo preparar tu propia pasta de macizo

Fabricar nuestra propia pasta de cebado para brumear en el mar no es complicado, aunque sí trabajoso. Podemos conseguir los ingredientes fácilmente y sólo necesitaremos un poco de paciencia y seguir estos sencillos pasos:

  1. Conseguir la pasta base o los ingredientes para el macizo
  2. Preparar la base de sardinas
  3. Guardar el macizo para su conservación
  4. Enriquecer la pasta de cebado justo antes de su uso

La opción más sencilla es comprar los botes de pasta en establecimientos especializados y, si se desea, mejorarla al gusto. Pero aquí te vamos a contar también cómo hacer tu propio macizo desde cero.

Cada pescador es diferente y cada jornada de pesca también. Por eso, sólo tú sabrás qué cosas te funcionan mejor y cuáles son tus trucos. ¡Vamos allá!:

1. Conseguir la pasta base o los ingredientes para el macizo

Lo ideal es comprar cualquier tipo de pescado que sea graso: sardina, anchoa, caballa, verdel…

Por ejemplo, puedes aprovechar la temporada de verdel para conseguirlo a buen precio y congelar el pescado o meterlo en salazón para que no se te estropee hasta que decidas usarlo.

En las zonas pesqueras existe la opción de hablar con los mayoristas de pescado del puerto para saber cuándo desechan los desperdicios o preguntar en las empresas conserveras si venden o regalan los despojos.

También puedes utilizar restos de pescado de tus jornadas de pesca para preparar tu engodo.

Estos son algunos de los INGREDIENTES que se suele utilizar para la pasta reclamo:

Sardina, anchoa o caballa: El ingrediente más corriente suele ser la sardina, caballa o anchoa. Su carne grasa bien triturada puede viajar lejos con la ayuda de las corrientes marinas.

Jurel o chicharro y abadejo: Aunque son menos atractivos que los anteriores, estos peces de carne magra también se pueden utilizar.

Mejillones y cangrejos: Los mejillones y cangrejos triturados y mezclados con la pasta son un ingrediente excelente, sobre todo para peces de fondo como lubina, besugo, dorada o lenguado.

Aglutinantes: El trigo, las algas marinas, los cacahuetes, las conchas de camarón y de ostras se usan, en pequeñas cantidades, como aglutinantes y atrayentes.

Aceites: Aunque cualquier aceite puede ser adecuado, el mejor es el de sardina, porque su olor resulta muy atractivo para los peces. Pero si queremos que la pasta no se apelmace demasiado, no se debe usar más de un vaso por cubo.

Pan y pan rallado: Son ingredientes muy interesantes, sobre todo para la pesca de salmonete

Krill: Éste es uno de los ingredientes que recomiendan en el blog del club de pescadores francés de Saint Jean de Monts. Resulta un poco caro y es más difícil de conseguir, pero este “bio-plancton” compuesto de pequeños crustáceos, es capaz de duplicar el olor del macizo, atrayendo a peces como lubinas o doradas.

2. Preparar la base de sardinas

  • Consigue un cubo o un bote grande e introduce las sardinas en él.
  • Añade sal gorda, como la que se utiliza para encurtidos y salazones. La sal hace que no se pierda el líquido del pescado y que además se alargue su tiempo de conservación.
  • Al cabo de unos días, saca las sardinas del cubo y tritúralas hasta conseguir una masilla consistente. Algunas soluciones caseras para el triturado consisten en utilizar una batidora para mortero o una picadora de carne.

Cuanto más finas sean las partículas, más lejos llegarán arrastradas por las corrientes en busca de peces, y más tiempo se quedará la pesca debajo de tu barco.

Esto también dependerá del brumeador que utilices. El cebador Ufishpro, gracias a su émbolo interior y a su sistema de regulación de apertura, consigue que la pasta no se apelmace y se produzca un brumeo constante y en la cantidad deseada.

cebador-ufishpro-pasta-cebado

El olor de la masa puede resultar un poco fuerte, así que, si tienes la ocasión, prepárala en el exterior.

3. Guardar el macizo para su conservación

Puedes conservar tu macizo en botes grandes de plástico cerrados. Las sardinas en salazón se mantienen mucho tiempo sin pudrirse y sin necesidad de tenerlas en frío.

Algunos pescadores optan por congelar su macizo en recipientes de la medida exacta para introducirlos directamente en el cebador al salir a la mar.

4. Optimizar y enriquecer la pasta de cebado

Cuando vayas a salir a pescar en tu embarcación, es el momento de optimizar o enriquecer la pasta que has preparado previamente.

Con la pasta de base o la comercializada conseguimos que el pescado se acerque. Pero siempre podemos “enriquecer” la mezcla a nuestro gusto para optimizar el cebado. Sigue leyendo para descubrir cómo.

Cómo hacer que tu pasta de macizo atraiga más a los peces y los mantenga bajo tu embarcación

La pasta de cebado para pesca en el mar desde embarcación que venden en tiendas especializadas, al igual que la pasta de sardina casera, ya atrae a los peces de por sí, pero puedes mejorarla para conseguir que las posibles capturas se queden más tiempo debajo de tu embarcación.

Uno de los ingredientes que consiguen este efecto es el grano de trigo. El olor de las sardinas del macizo logra atraer a los peces, pero si además se le añade trigo, arroz o cualquier otro grano de cereal, se quedarán durante más tiempo bajo nuestra embarcación .

ufishpro granos cereal pasta cebado

Otra de las ventajas de añadir estos cereales, es que se consigue la consistencia deseada para cada pescador. En algunas zonas incluyen arena o harina para lograr la densidad idónea.

También puedes utilizar alguno de los ingredientes que presentábamos antes. Por ejemplo, los pescadores de dorada, además de usarlos como cebo en sus anzuelos, suelen mezclar mejillones molidos en su masilla.

Para un cebado óptimo, es importante tener en cuenta el tamaño de las partículas que vamos a brumear. Los trozos grandes alimentan rápidamente a los peces y estos se alejan enseguida. Sin embargo, si conseguimos que las partículas sean finas, se quedarán más tiempo debajo de nuestro barco.

Recuerda que en el cebado lo importante es atraer a los peces y conseguir que se queden debajo de la embarcación, pero sin saciarlos.

Cómo usar la pasta de cebado

El macizo o engodo se utiliza para acercar la pesca hasta el lugar donde están nuestros anzuelos. Debes tener en cuenta detalles como la profundidad a la que se va a pescar, las corrientes marinas y las especies deseadas.

Tamaño de la mezcla. Las partículas finas son transportadas más lejos por las mareas, por lo que resultan ideales para atraer la pesca y hacer que se quede bajo la embarcación durante más tiempo. Pero también hay pescadores que van a por especies de gran tamaño y prefieren soltar trozos de sardina para atraer sus capturas.

Posición. Es importante que el brumeo se produzca junto a las líneas de pesca, justo bajo nuestro barco, kayak o la embarcación en la que salgamos a pescar, pero también es imprescindible conseguir que ese macizo haga que los peces se queden ahí y acertar con la frecuencia del brumeo.

Cantidad. Hay pescadores que recomiendan brumear copiosamente al inicio de la jornada e ir reduciendo la dosis para no alimentar a los peces. Pero esto dependerá del tipo del pez objetivo y de las preferencias personales.

Siempre hay que tener en cuenta que el objetivo del cebado es despertar el apetito de los peces, no que terminen saciados, porque si no, no se acercarán a los anzuelos.

Para ver cuánto se está macizando o saber si hay que subir el cebador para volver a cargarlo, hay que fijarse en la sonda. En la parte inferior se ve la línea de fondo, en el centro la del pescado, y sobre ésta, se puede ver la línea del brumeo. En base a estos indicadores, se puede decidir cebar con más o menos cantidad y rapidez.

Si no dispones de sonda, puedes tirar de la cuerda donde está enganchado el cebador y constatar si pesa mucho menos, u observar si las picadas son menos constantes.

Profundidad. Cuando se pesca a fondo, no muy cerca de la costa, la especie objetivo puede encontrarse a mucha profundidad, por lo que el reto consiste en hacer llegar el macizo hasta la posición donde se encuentran nuestros aparejos. La profundidad depende de la especie que se quiera capturar. La densidad de la masilla deberá ser diferente para distintas profundidades y la intensidad de las corrientes en esa zona.

El recipiente cebador. Existen diferentes maneras de hacer llegar la carnada a la zona deseada sin tener que arrojarla directamente al mar, lo que haría que se perdiera sin conseguir su objetivo.

Algunas personas optan por inventos caseros, como usar bolsas de papel lastradas con piedras donde introducen la pasta reclamo y que, mediante un tirón, rompen al llegar a la altura deseada, o también utilizar trozos de malla en la que se pone el macizo para que vaya saliendo lentamente. Incluso hay quienes hacen agujeros en los propios cubos de cebo que se compran preparados y los meten al mar directamente, o que agujerean un tubo de pvc para usarlo como brumeador.

El problema en estos casos es conseguir que el cebado se produzca junto a las líneas de pesca, sean cuales sean las corrientes y vientos, que el macizo se libere de manera constante y que no se quede apelmazado o salga de golpe, haciéndonos perder oportunidades y pasta.

En Ufishpro conocemos las desventajas de estos sistemas y por ello hemos desarrollado un cebador que soluciona todos esos problemas:

  • Se puede regular la salida de pasta
  • Ofrece diferentes opciones de lastrado
  • Es limpio y muy fácil de usar

Descubre más sobre el cebador Ufishpro.

Cada pescador tiene su fórmula. Por eso es importante conocer todas las opciones, ir probando y ver qué te funciona.

Y tú, ¿qué receta mágica utilizas para preparar tu engodo? ¿Qué ingrediente secreto te funciona mejor? Cuéntanoslo en los comentarios.

En Ufishpro encontrarás el recipiente perfecto para soltar tu pasta de macizo de manera limpia y adaptable. Tanto si compras la pasta, como si la preparas de manera casera, con Ufishpro podrás sacarle el máximo partido y obtener mejores resultados por menos.

En Ufishpro defendemos la pesca responsable y el respeto al mar. Nos encanta la pesca, y queremos poder seguir practicándola siempre.

Scroll Up